Isla de Chult

A excepción de unos cuantos asentamientos costeros, Chult es una indómita selva tropical; densas junglas y serpenteantes ríos rodeados de montañas, volcanes y escarpados precipicios. Cerradas sierras al oeste, al sur y al este aíslan el interior del mar de la vista de los marineros. Los ríos fluyen tan lentamente que puede llegar a ser difícil determinar en dirección va la corriente. Solo cogen velocidad cuando rugen a través de las escarpadas gargantas.

Los puntos más seguros (relativamente) por los que penetrar en este frondoso reino se encuentran al norte y al este. La costa que va desde la bahía de Chult hasta la bahía refugio ofrece playas desde las que embarcarse hacia la selva inexplorada. De todo el litoral la bahía de Chult es un único punto en el que los viajeros pueden hallar algo de civilización que les dé la bienvenida. El resto de la isla se trata de un criadero de insectos chupasangres portadores de enfermedades, monstruosos reptiles, pájaros carnívoros, bestias de toda clase y letales muertos vivientes. Cuanto más se aleja uno de la costa, más húmedo, caluroso e inhóspito se vuelve el terreno.

Chult es cálido, húmedo y lluvioso durante todo el año. La temperatura suele alcanzar los 35ºC durante el día y rara vez desciende por debajo de los 20ºC, ni siquiera de noche. Un día sin lluvia es una rareza, pero las precipitaciones varían desde una neblina uniforme hasta un aguacero torrencial.

Isla de Chult

Elegidos de los dioses greatkithain Grimmir